Empieza a delegar con estas 5 checklists listas para implementar ⤵️

Uno de los temas que, según mi experiencia menos entendemos, es cómo funciona la motivación de las personas.

Por ejemplo, una creencia común es pensar que cuanto más dinero le paguemos a una persona, más motivada estará.

Y esto va bien para trabajos con tareas muy mecánicas donde apenas hay que utilizar la creatividad (por ejemplo, limpiar cristales), pero no funciona cuando necesitamos que el equipo sea creativo. En este caso, la motivación va mucho más allá del dinero.

Si eres emprendedor definitivamente necesitas que tu equipo sea creativo. Y con creativo me refiero a ser capaz de resolver un problema de una forma diferente, a ser capaz de cambiar tu perspectiva o encontrar esa solución que hace falta.

Hay muchas formas de mantener a un equipo creativo motivado, y una de ellas es crear un ambiente donde cada vez puedan ser mejor en lo que hacen.

Y para ser cada vez mejor en lo que hacen, una de las claves es darles un buen feedback, una buena retroalimentación. Sin feedback, no hay espacio para mejorar.

¿Cómo podemos dar un buen feedback?

1. Rápido, instantáneo e informal

No esperes al final de trimestre para darles un informe sobre “cómo han hecho el trabajo” porque esto no es efectivo.

Es mejor que tengas una conversación continua con tu equipo para darles feedback específico que les permita seguir mejorando.

Al hacer esto vas a conseguir que tu equipo sea cada vez mejor en su trabajo y sepan auto-dirigirse.

Una buena idea es charlar con cada uno de ellos en privado. Les puedes hacer preguntas de este tipo:

  • ¿Cómo van las cosas?
  • ¿Puedo hacer algo para que esta tarea sea más sencilla?
  • ¿Hay algún obstáculo que te este impidiendo avanzar? 

2. Da las gracias siempre

Diciendo “gracias” más veces. Parece una tontería, pero dar las gracias también es dar feedback. Y muchas veces lo pasamos por alto.

  • Da las gracias por compartir su punto de vista
  • Por terminar esta tarea imprevista a tiempo 
  • Por su esfuerzo diario, por estar siempre ahí

3. Escucha más y habla menos

Los mejores líderes no son los que más hablan, sino los que hacen más preguntas.

Cuando haces las preguntas adecuadas y dejas espacio para que tu equipo comparta, aprendes mucho más que si te pasas el día dando órdenes.

Ahora es tu turno:

Si estas al mando de un equipo, aunque solo sea una persona, pregúntate:

  • ¿Estoy dandole la oportunidad para que progrese en sus habilidades?
  • ¿Le estoy dando las gracias por su trabajo?
  • ¿Cómo estoy dando feedback? ¿Cómo podría mejorarlo?

¡Déjame un comentario para compartir tu experiencia! Espero que te haya sido útil.

Un abrazo,

Laura.

Empieza a delegar con estas 5 checklists listas para implementar ⤵️